Que el Barro no pueda contigo… ¡¡ Ni con tu Bici !!

Llega la época del año en el que las condiciones climatólogicas pueden llegar a ser muy adversas, las semanas lluviosas o los días humedos pasan a ser los protagonistas, y los que a la postre marcaran nuestras salidas en bicicleta, especialmente de montaña.

Y es que la ruta que tenemos pensada hacer, puede dar un giro de 180º al levantarnos de la cama, asomar la cabeza por la ventana y ver que la calle esta mojada a causa de una noche de niebla o lluvia. No queda otra que tirarnos hacia caminos o pistas donde sepamos que el terreno no es arcilloso o que a la minima de que caen cuatro gotas se pone un barrizal de esos que parecen arenas movedizas. Incluso soy de la opinion que en días así un poco de carreteras secundarias, son una buena opción para «salvar el día»

 

Si tu elección al final es la de lanzarte a la aventura de esos caminos embarrados, debes de saber que te expones a una buena y costosa averia en el mejor de los casos, en el peor, puedes llegar incluso a quedarte sin tu preciada makina.

 

 

 

Un Par de consejos…

Llevar unas cubiertas con algo mas de taco que lo habitualmente usado, ayudarán a evacuar un poco mejor la tierra y aumentaran la tracción. Por otro lado, si bajas un poco la presión, la cubierta tendrá una mejor respuesta y te será más fácil avanzar.

En cuanto a la velocidad a la hora de afrontar una zona «fangosa», debe de ser la adecuada, ya que una vez la rueda delantera entre en contacto con el barro, tenemos que aumentar la velocidad en la medida que podamos, esto nos ayudará bastante a salvar la situación.

Para mantener esa velocidad y empuje, lo mejor es llevar un desarrollo más duro. Al contrario que en situaciones normales que buscaremos una mayor cadencia, con barro es más interesante bajar piñones y que la entrega de potencia sea más efectiva. De esta manera si entramos en una zona «peligrosa» que frene nuestra bici, tendremos más oportunidades de salir.

Por último, lo mejor es desplazar nuestro peso hacia la parte trasera de la bici, así Conseguiremos aliviar la rueda delantera para que actue con mejores garantias de agarre.

 

 

 

Pero mucho ojo!! No por seguir y hacer todos estos consejos y los que nos puedan decir por ahí, estamos ya «salvados» de terminar con una buena averia en nuestra bicicleta. LLegados a este caso, no tendremos mas remedio que llevar nuestra maquina al «Hospital» para que el medico especialista o mejor dicho, el mecanico, nos de un diagnostico exacto de los daños.

Ejemplo de la averia mas comun: 

La rueda no gira adecuadamente a causa del barro acumulado, por lo que nuestras pedaladas son mas fuertes, hasta que llega el ENGANCHON y…

Cambio doblado o partido, y que quede ahí la cosa y no se vea afectado el cuadro, ya que esa averia si que es grave.

Mucho cuidado con el peor enenmigo de nuestra bicicleta. EL BARRO

Sé el primero en comentar en «Que el Barro no pueda contigo… ¡¡ Ni con tu Bici !!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.