Las Roldanas, esas pequeñas desconocidas…

La transmisión de la bicicleta es el conjunto de componentes que permiten que la bicicleta pueda desplazarse. Uno de ellos son las roldanas, que en muchas ocasiones pasan desapercibidas.

¿Qué son y que función tienen las roldanas?

 

Pues sencillamente, son dos coronas que pueden tener 10, 11 o 12 dientes generalmente y que van situadas en el cambio trasero de nuestra bicicleta.
Hay dos roldanas, una que está situada en la parte superior del cambio y otra que está situada en la parte inferior. La roldana superior es la denominada roldana de guía y la que está situada en la parte inferior del cambio se llama roldana de tensión.

Mantenimiento de las roldanas

Son ellas, las encargan de que la cadena esté alineada correctamente con el piñón que estamos utilizando, por lo tanto, si este componente están en mal estado por algún motivo (desgaste o suciedad) es muy probable que comencemos a tener problemas con el cambio de la bicicleta.

– DESGASTE

Para saber si una roldana está desgastada tendremos que fijarnos en sus dientes. Cuando la roldana está en buen estado los dientes son planos por su parte superior, y cuando este componente está desgastado los dientes se afilan. Por lo tanto si en alguna roldana vemos que tiene los dientes afilados será el momento de cambiarla.

– SUCIEDAD

Por otro lado, puede que no funcionen correctamente debido a la suciedad. Son piezas que al ir muy metidas en el cambio trasero tienen mucha tendencia a ensuciarse con barro o polvo.

Para limpiarlas, simplemente tendríamos que desmontarlas quitando el tornillo que las sujeta al cambio, rascar la grasa o suciedad pegada y echarles desengrasante antes de volver a lubricarlas y montarlas en el cambio, sobre todo, teniendo en cuenta la dirección del sentido de giro que algunas marcas y modelos especifican con una flecha que se encuentra grabada en las roldanas.

 

Hace unas semanas, nos trajo un cliente su bicicleta, ya que el cambio estaba totalmente desajustado, incluso en ocasiones no llegaba ni a engranar la cadena con las coronas del piñon y se quedaba totalmente agarrotada toda la transmisión.

 

Despues de ver esta fotografia, lo primero que se te puede venir a la cabeza es que ¿como podía llegar incluso a andar esta bicicleta?

 

El resto de la transmisión no iba a ser menos, ya que se encontraba en un estado similar. Todo esto no solo puede llevar a un simple desajuste, ya que en ocasiones puede llegar a producir averias de mas coste.

 

 

 

 

 

 

 

Por ello en BICICLEATE, os recomdamos «perder mas tiempo» en el cuidado y mantenimiento de componentes tan imprescindibles como estos, y si no os es posible, en nuestro taller mecanico, realizamos estos y otros servicios para que tu bicicleta funcione «casi,casi» como recien estrenada.

Para mas Información sobre nuestros servicios de taller, pincha sobre la imagen

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.